Mara Sofía Mondragón: "Cuando inicié mi transición mi hija fue mi principal apoyo y mejor amiga"

Cuándo decidiste mostrarte como mujer hacia los demás, ¿qué vida dejaste atrás?

Creo que más que una decisión es un proceso en el que se van definiendo diferentes etapas, y una de esas etapas es cuando las circunstancias te indican que es el momento adecuado para hacer tu transito integral, es decir, no solo es corporal, si no la adecuación mental y espiritual de lo que siempre has sido y que había estado soterrado en la profundidad de los miedos, la ignorancia, la cultura establecida, la deficiente educación, etc. Entonces en mi caso no se trato de una decisión de un momento específico, fue el desarrollo de un proceso de vida que sigue fluyendo, y que espero me depare una congruencia total, en todos los sentidos. Atrás dejé una vida que no se ajustaba a mis sentires más profundos y verdaderos, una buena vida, con momentos felices y sus amarguras, pero que no me describía en la totalidad de la persona que ahora soy.

¿Cómo te sentías cuando te mostrabas a la gente como hombre?

Creo que aquí, en ésta pregunta hay una clave importante: era un hombre más, sólo eso. Y ahora la enorme diferencia es que soy una mujer única y especial.

¿Con qué valores femeninos te identificas más?

No pienso mi humanidad en esos términos. Y me explico. Hay una ponencia que hago sobre género y me gusta comenzarla así: invito a las y los asistentes a que, prescindiendo de la obviedad del cuerpo de nacimiento y de las convenciones culturales que identifican al binomio hombre-mujer, me describan a profundidad y con honestidad qué es ser hombre o qué es ser mujer? Normalmente, sin éstos asideros conceptuales, cuesta trabajo poder armar una definición. Y es que, para mí, al final del día queda sólo el principio ontológico. El Ser, así nada más, sin géneros y sin sexos.

¿Alguna anécdota feliz que recuerdes...?

Afortunadamente puedo recordar muchas anécdotas felices, porque incluso las que al principio no lo fueron cumplieron un ciclo y ahora son motivos felices en su mayoría. Así te puedo decir que cuando inicié mi transición mi hija fue mi principal apoyo y mejor amiga, que mi directora en la Asociación Civil, Rocío Suárez se manifestó como un auténtico ángel ante mí, que bastaron sólo meses para que la gente en la calle me viera como una mujer más, que a través del activismo que inicié con éste pretexto he podido aprender, viajar y conocer como no lo hice en mi vida anterior, etc. Por último te comento que colaboro en el Centro de Apoyo a las Identidades Trans AC, tengo un grupo de apoyo a mujeres trans que viven con VIH, Ninfas de Venus, escribo artículos de opinión para Disidente Informativo (www.disidenteinformativo.com), para NotiEse (www.notiese.org) expongo conferencias y ponencias en diferentes espacios académicos, y en cuanto espacio y medio de comunicación me lo permite, y sobre todo, soy feliz, en la manera que tengo yo de entender la felicidad. Agradezco la entrevista y envío un saludo cordial y solidario a todas las compañeras trans hispanoparlantes.

Compartir el artículo:
Twitter || Facebook || Menéame || Digg it! || Delicious || Technorati

 
Proyecto de Fundación Triángulo con la colaboración Cattrachas y el Fondo CentroAmericano de Mujeres y financiado por la ODH-MAEC.